La mejor guía de compra de proyectores 2018

Comentarios

Guía de compra de proyectores 2018

En las siguientes líneas descubrirás una guía de compra de proyectores 2018 para cine en casa: películas, fútbol, televisión TDT, satélite, o bien si necesitamos un proyector para presentaciones para el uso en escuelas, institutos, autoescuelas, universidades, audiovisuales. Sea el uso que sea el que necesitas darle es necesario tener ciertas nociones que vamos a resumir brevemente en este texto.

La clave es tener claro lo que necesitas

Vamos a desgranar en esta guía de compra de proyectores 2018 los datos más importantes antes de decidir la compra: 

Comprar un proyector de cine en casa puede parecer desalentador. En cualquier momento dado, hay muchos modelos para elegir, cada uno con sus propios beneficios y desventajas únicos y cada uno proclamándose ser el «correcto». La clave para simplificar el proceso es determinar lo que necesita y luego encontrar proyectores que se ajusten a sus criterios.

Estadísticamente hablando una de las características más consultadas por los usuarios que buscan un proyector es sin lugar a dudas la luminosidad.

Cuando vamos a comprar un proyector siempre solemos consultar a nuestro amigo informático o a al típico cuñado entendido. Esto podría ser una típica conversación típica: «Oye estoy pensando en comprarme un proyector, ¿que crees que debo fijarme?»  Respuesta: que sea muy luminoso, cuanto más lúmenes tenga mejor.

Seguidamente hacemos una búsqueda en Google: «proyector más luminoso», y la respuesta nos la dará el mercado asiático donde los niveles de maquillaje de brillo han llegado hasta cifras tan dispares como 7.000 lúmenes, datos que hemos podido recoger principalmente desde sitios populares de mercado asiático o incluso alguna pagina de subastas conocidas.

En estos casos, desde proyector barato,  hemos ido más allá e incluso nos hemos atrevido en solicitar una muestra para su revisión y cual ha sido nuestra sorpresa que el nivel de lúmenes reales no ha llegado ni a 150 míseros lúmenes en una sala totalmente en penumbra.

Este caso nos ha sorprendido pues en muchos de ellos hemos podido ver acabados muy similares y atractivos de modelos conocidos que luego, tras salvar las apariencias de la estética,  no tenían nada de relación en cuanto a la calidad del modelo original.

Con esto tenemos que advertir la necesidad de huir de estos mercados que pueden llegar a confundir al usuario para luego ofrecernos un producto copia sin garantías o en algunos casos incluso dañados.

Para no equivocarnos y encontrar el mejor proyector de vídeo para su cine en casa, desde Proyector Barato le recomendamos que consulte y se haga estas preguntas:

Preguntas que debes hacerte antes de comprar un proyector.

– ¿Qué tipo de proyector prefieres?
– ¿Qué resolución es mejor para ti?
– ¿Qué luminosidad es la adecuada?
– ¿Cuánto contraste necesitas?
– ¿Qué conexiones necesito?
– ¿Cuánto costará?

Desde la Guía de compra de proyectores 2018 vamos a intentar resumirte,  en la mayor simplicidad posible, todas estas preguntas. Sabemos que profundizar en la materia puede ocasionar la suma complejidad en la elección y finalmente y muy posiblemente terminar no acertando en la compra:

Tecnologías utilizadas en los proyectores:

Tipos de tecnología en los proyectores

No podemos avanzar en esta Guía de compra de proyectores 2018 sin explicarte cuáles son las diferentes tecnologías utilizadas en los proyectores.

Son las siguientes:

LCD: son las signas (Liquid cristal display) lo que en castellano conocemos panel de cristal líquido. Se trata del más conocido en los actuales televisores,  de hecho su uso en proyectores no dista en exceso.

Tiene la característica de que no produce efectos no deseados.  Al contrario que los proyectores DLP como arcoíris (estelas de color cuando movemos bruscamente la cabeza), los videoproyectores de tecnología LCD ofrecen una imagen fiel en cuanto a colorido, definición y reproducción del contraste.

Esta tecnología se lleva usando desde hace más de 30 años y cada día ha evolucionado más ofreciendo a día de hoy imágenes ricas en definición y con un realismo sin precedentes.

DLP: (Digital light processing) es una tecnología basada en microespejos que a través de la fuente de luz y su rueda de color transmiten finalmente la imagen hacia la pantalla de proyección.

Se trata de una tecnología patentada por Texas instruments creador de la misma y que actualmente produce la gran mayoría de marcas del mercado: Optoma, Benq, Viewsonic, LG, Seelumen, Xsagon, Vivitek, Acer, Luximagen.

La ventaja de esta es que puede reproducir imágenes de un contraste superior en algunos casos de más de 100.000:1 lo que se traduce en un mayor grado de color.

Además esta tecnología tiene capacidad 3D,  de echo los cines actuales usan proyectores DLP de alta gama en sus salas. Si que es cierto que la tecnología DLP tambien tiene sus desventajas como la degradación del chip DMD o el efecto arcoíris en los usuarios más sensibles. Aun así es la más popular actualmente debido al abaratamiento de su tecnología

LCOS: (Liquid cristal on silicon) Tecnología mucho menos usada en la actualidad se usó originalmente en los televisores de retroproyección es la menos usada actualmente en los proyectores y la gran desconocida principalmente por el alto coste de su producción y desarrollo.

Tipos de iluminación y fuentes de luz:

El siguiente paso en esta guía de compra de proyectores 2018 es hablar sobre el tipo de iluminación y las principales fuentes de luz.

Tipos de fuente de luz en un proyector.Como es de suponer una proyección se basa en una fuente de luz principal esta puede ser una lámpara de mercurio o una o varias lámparas de LED.

Las ventajas de una y otra las resumimos a continuación:

LÁMPARA DE MERCURIO: Originalmente  para la proyección se utilizaban las lámparas halógenas principalmente en los proyectores de transparencias (OHP). Esto poco a poco evolucionó hasta el uso de la  lámpara de mercurio tal y como la conocemos hoy día.

La elección de este tipo de lámpara fue debido a su excelente rendimiento de color (6.500 grados kelvin) para reproducir una imagen natural y sin cambios de color.

Esta lámpara, que se lleva usando desde hace más de 30 años,  sigue siendo la principal fuente de luz de más del 80% de los proyectores que se producen en el mercado.

Habíamos hablado de sus ventajas pero.. ¿Qué hay de sus desventajas?

Pues es muy simple,  la lámpara de mercurio tiene una duración limitada. Como cualquier otra fuente de luz basada en descargas de gas, tiene una degradación con el tiempo. En la mayoría de los casos no durará más de 5.000 horas, siendo actualmente maquillado en 15.000 horas alegando modos de luz económico.

La realidad es bien distinta ya que es una fuente de luz con su límite de horas impuesto. Lo peor de todo es su alto coste que suele suponer más del 50% o incluso el 80% del coste final del proyector cuando nos toque cambiar la lámpara.

Por si todo esto fuera poco son lámparas que normalmente son tratadas como elementos de desgaste en las garantías, por lo que los fabricantes ofrecen generalmente 1.000 horas o 12 meses, lo que ocurra antes.

Otra de las desventajas a añadir es su alto grado contaminante (sólo en caso de explosionar y tener nosotros contacto con la lámpara) y su elevado consumo desde 200w hasta 1000w según el tipo de proyector.

LÁMPARA DE LED: Gracias al descubrimiento del led blanco fuimos testigos de una revolución que data desde el año 1.962 nada menos.

En la actualidad se trata de una tecnología vanguardista que cada vez se expande más y más a diferentes usos comerciales, lo que está llevando a una nueva era de iluminación basada fundamentalmente en el diodo.

Podríamos seguir hablando apasionadamente de la creación y los usos que se le pueden dar a esta apasionante fuente de luz pero sería extenso y probablemente sin llegar al término que nos ocupa en este caso que es la iluminación de los proyectores.  Pues bien, llevándola a este terreno y uso podemos resumir que actualmente la tecnología led en los proyectores es la más recomendable por varias razones:

La principal es su equivalencia casi total a los proyectores de lámpara de mercurio con menor consumo, indefinida duración, menos calor y en resumen menos contaminación para el ecosistema.

Basándonos únicamente en los proyectores destacan dos tipos de iluminación:

  • CREE LED desarrollada originalmente en EEUU y compuesta por una placa de pequeños puntos o diodos led de tamaño microscópico que producen una enorme cantidad de luz en un gran espacio. Esto para los proyectores es fundamental ya que como sabemos se compone de pequeños componentes: panel LCD o DMD, lentes, reflectores y condensadores. La fuente de iluminación led se hace ideal para transmitir la luz hacia todos ellos en conjunto, esta tecnología CREE LED se está usando principalmente en los proyectores LCD.
  • Luego tenemos el RGB LED que no es otra que tres pequeñas placas CREELED, cada una de ellas con una fuente de color única: rojo, verde y azul. Esto se traduce a una excelente calidad de color equivalente a la rueda de color usada en los proyectores de lámpara de mercurio como hemos citado más arriba. El RGB LED se usa fundamentalmente en los proyectores de tecnología LED basado en DLP.

¿Qué cantidad de luz necesitamos para un proyector de cine?

Llegados hasta este punto nos preguntaremos lógicamente cuánta luz necesitaremos para usar nuestro proyector en casa. En esta guía de compra de proyectores 2018 queremos dejarte este aspecto bien claro porque es muy importante.

Aunque parezca mentira, para proyectar en casa, no necesitaremos más de 50 ANSI lúmenes en la gran mayoría de los casos. Esto es, en situaciones donde vayamos a proyectar con poca o nula luminosidad en la sala.

Muchos de los usuarios pensareis que he dejado algún cero a la hora de definir el mínimo recomendable pero no es así. Actualmente la medición de la fuente de luz en los proyectores es muy contradictoria y compleja siendo maquillada por la totalidad de los fabricantes del mercado sin excepción.

Pues para saber la luminosidad real de un proyector tendremos que hacernos uso de un luximetro, reproduciendo un tamaño de pantalla concreto en una sala totalmente en penumbra. Pero.. ¡¡aquí no acaba todo!! Lo más difícil , tendremos que realizar una fórmula matemática para traducirlo a lumenes ANSI, dato que los fabricantes actuales parecen que automatizan a la hora de crear las especificaciones técnicas de un producto.

Resumiendo y para no aburrir esa sería la cifra mínima 50 ANSI, y la recomendada generalmente no más de 3.000 lúmenes. En la mayoría de los casos no se recomienda incluso superar los 2.500 lúmenes si no queremos que nuestra sala se ilumine por completo cuando apaguemos la luz de la sala. Esta cantidad de luz  puede ser muy molesta y dañina a nuestra vista. Es por ello se considera que un proyector de 2.500 ANSI o superior está especialmente recomendado para el uso en oficina (proyección de power point, visualizacion de textos) o en condiciones de luz excesiva en sala.

Lúmenes necesarios para la proyección en casa y en la oficina.Esto es: salas donde haya luz de fluorescente lógicamente para la toma de apuntes del alumnado.

Aunque cada día vamos más al error no se recomienda un proyector de 3.000 ANSI para el uso cine en casa,  fundamentalmente porque en casos donde vayamos a tener la sala a oscuras será molesto para nuestra visión.

Generalmente los proyectores de 3.000 ANSI o superior son usados en las tecnologías DLP de lámpara de mercurio, y por tanto son recomendados principalmente para el uso profesional de presentaciones o para el visionado de peliculas 3D.

Recordemos que las gafas 3D reducen entre un 30% y un 50% la luminosidad de la proyección por lo que no nos afectaría el visionado de estas en un proyector de 3.000 ANSI lúmenes o incluso 3.500 ANSI lúmenes.

Ahora bien, para el uso cotidiano: ver películas , series, televisión o jugar a la vídeo consola no se recomienda más de 2.500 ANSI en salas donde no prime la luz.

Podemos resumir por tanto la cantidad de luz necesaria en un proyector para cine en casa y en un proyector para presentaciones:

  • Cine en casa: 50 ANSI – 2.500 ANSI (siendo la elección de una a otra según el tamaño de pantalla que vayamos a alcanzar, lógicamente a 50 ANSI no reproduciremos una pantalla superior a 84″ en una sala modo cine, sin luz)
  • Presentaciones: 2.500 ANSI o superior (generalmente todos los proyectores DLP de lámpara de mercurio están desarrollados con una cantidad igual o superior a esa cifra), por tanto son desarrollados fundamentalmente para uso profesional de presentaciones y luego válidos para cine en casa.

¿Qué nivel de contraste será necesario para nuestro proyector?

Tan importante como todo lo citado anteriormente es el contraste pues su mayor o menor grado dotará al proyector de mayor realismo, profundidad y colorido.

Los primeros proyectores usaban tan sólo 100:1 por lo que nos podemos hacer una idea hasta donde ha llegado el mercado hoy en día. Podemos encontrar cifras tan dispares en los televisores actuales de más de 1.000.000:1 de contraste, algo disparatado que el ojo humano no es capaz de distinguir.

En este caso nos sucede igual que en los lúmenes y es que los fabricantes maquean esta cifra para aumentar nuestra necesidad de adquirir un nuevo modelo de televisor cada poco tiempo.

Por suerte no sucede igual en los proyectores actuales, pues en muchos casos la cifra que podemos considerar normal puede ser 2.000:1 de contraste lo que se traduce en un contraste suficiente para disfrutar del cine en casa.

¿Qué es el contraste en un proyector?

Pero, ¿Qué es el contraste? En esta Guía de compra de proyectores 2018 te lo explicamos. El contraste es básicamente lo que regula los niveles de negros de un proyector. A mayor grado de contraste tendremos un negro más puro y cuanto menor contraste tendremos menos realismo de color y profundidad a la imagen.

Pero no nos debemos confundir ya que una cifra de 2.000:1 repito es suficiente para disfrutar de nuestro proyector.

En el caso de la tecnología LCD es común ver modelos de 2.000:1 hasta 10.000:1, cifras más que suficientes para tener una excelente calidad de imagen.

En el caso de los proyectores DLP podemos observar un grado de contraste incluso superior, esto es debido a la capacidad del chip DMD para transmitir la luz hacia la proyección.

En este apartado podemos decir que tanto un contraste como de 2.000:1 o 100.000:1 es perfectamente válido para disfrutar de un proyector para cine en casa o para presentaciones, lógicamente a mayor contraste mayor será la necesidad de presupuesto.

¿Qué conexiones necesito?

Sin lugar a dudas este punto es si cabe el más importante para la elección de un buen proyector, pues es el que determinará las posibilidades que nos brindará y medirá el grado de disfrute del usuario.

Posibles conexiones para el proyector.En esto tengo que decir que los proyectores de tecnología LED ganan por goleada al resto de tecnologías citadas arriba, y es que los proyectores de tecnología LED ofrecen en la actualidad prácticamente todas las conexiones posibles: Televisión TDT de alta definición, USB multimedia con capacidad de reproducción de contenido de vídeo en codificación MKV de alta definición incluso 4K. Ofrecen también reproducción de contenido con pista de audio dolby digital AC3, sistema operativo Android TV para la reproducción de canales de pago Netflix, Movistar plus, HBO, Amazon prime video. Permiten además la instalación de aplicaciones APK aumentando las posibilidades de nuestro proyector a altas cotas. Por supuesto este tipo de proyectores ofrecen también conexión HDMI en algunos casos hasta 2 conexiones de alta definición para la conexión de bluray, reproductor de dvd, vídeo consolas PS4, Nintendo Switch, Xbox One, PC, reproductor de satélite y un largo etcétera.

¿Qué resolución es la adecuada?

La resolución al igual que el resto de cualidades del proyector es si cabe más importante pues dependiendo de este parámetro alcanzaremos mayor realismo y definición en la imagen proyectada.

Si echamos la vista atrás, los primeros proyectores del mercado basados en tecnología LCD ofrecían una resolución de 320×200 píxeles.

Hoy en día esta resolución es únicamente conocida por los proyectores de 30€ o 50€ que se popularizan en Internet por el precio gancho que suponen. Pero para que sepamos más técnicamente lo que ofrece esa mísera resolución es una calidad de imagen equivalente a la olvidada cinta VHS, así que os podéis hacer una idea la calidad de imagen que nos ofrecerán ese tipo de proyectores.

A diferencia de los televisores donde prima la resolución FULLHD o incluso 4K ( y futuro 8K en el horizonte) , los proyectores tienen un mayor grado de resoluciones disponibles según sea nuestro grado de satisfacción o poder adquisitivo a la hora de adquirir un proyector.

Resumiendo, estas serían las resoluciones más populares:

Tipos de resolución: SVGA, FULL HD WSVGA, XGA, WXGA Y 4K.

  • SVGA 800×600 píxeles, usada más comúnmente en los proyectores para presentaciones o incluso para cine en casa de tecnología DLP. En esto podemos ver marcas como Optoma, Benq, Acer, Viewsonic todas ellas muy similares en calidad partiendo de cifras desde 250€ para el modelo más económico hasta los 300€ para el modelo más caro.  En muchos casos esta resolución será más que suficiente para proyectar una presentación en power point a través de nuestro ordenador, de hecho en la práctica sigue siendo la más usada para ese cometido.
  • Luego pasamos a la resolución WSVGA (854×540 píxeles) que no es más que una extensión de la anterior pero diferenciándose por añadir un formato de imagen panorámico y por tanto más usado para cine en casa. En este ámbito podemos encontrar fundamentalmente proyectores de tecnología LED de tipo DLP como el Seelumen PJS100 , donde podemos disfrutar perfectamente del cine en casa con una calidad de imagen aceptable para cualquier usuario. Luego en tecnología LCD podemos destacar modelos como el Unicview SG130 disponible por sólo 69,95€. Este proyector, aunque podríamos catalogar como casi proyector de juguete, en realidad no lo es, pues podemos proyectar una imagen tomando como fuente la conexión HDMI, VGA ó USB para proyectar películas en pantalla de hasta 110″. La proyección será, logicamente, con un nivel de calidad básico y aceptable para un usuario poco exigente.
  • Pasamos a la resolución XGA (1024×768 píxeles) esta resolución es una evolución del SVGA ofreciendo mayor tamaño en píxeles horizontales lo que se traduce en una mayor definición. Esta resolución es recomendable especialmente para el uso en presentaciones ya que se tratará de una resolución con proporción de pantalla 4:3, más usada en las presentaciones mediante ordenador.
  • La resolución WXGA (1280×800 píxeles o 1280×720 píxeles) y FULL HD 1920×1080 píxeles: estas resoluciones las he decidido poner separado del resto ya que a partir de aquí supone una verdadera evolución respecto al resto de resoluciones resumidas arriba. Pues supone una verdadera imagen en alta definición y el verdadero disfrute del usuario habitual a películas, series y videojuegos, es decir prácticamente el 90% de los usos que le vamos a dar a un proyector para cine en casa. Esta resolución ofrece un formato de pantalla 16:9 o incluso 16:10 según sea la resolución 720p o 800p, lo que nos proporcionará una verdadera sensación de cine y una definición sin precedentes. Donde hoy en día prima el contenido de alta definición: Televisión digital terrestre (TDT), películas de bluray, contenido audiovisual de plataformas de streaming como Netflix, Movistar plus, Amazon prime video, HBO, videojuegos de video consola u ordenador. Digamos que si verdaderamente queremos quedar satisfechos en nuestra compra siempre recomendaré adquirir un proyector de alta definición. Dentro de este ámbito tenemos a elegir desde modelos de 179.90€ como el Xsagon HL480, pasando por modelos como el Luximagen HD520 por sólo 199.95€. Si queremos android y tdt integrado podemos elegir el Unicview HD250 hasta llegar al excelente y celebrado Luximagen HD1000 modelo estrella de la marca ofreciendo un nivel de luminosidad, calidad de imagen, colorido y en definitiva realismo muy superior al resto de proyectores de tecnología LED del mercado.
  • Por último tenemos el 4K ó UHD: ( 3840×2160 píxeles ). Esta resolución quizás menos popular que FULLHD llegó justo después de esta, lo que supone una evolución tras otras evoluciones anteriores más importantes como fue pasar del VHS al DVD y luego de este al Bluray en FULLHD. Por ello,nos ha sabido, en muchos casos, casi innecesaria para el mercado actual que se encuentra en un punto de saturación excesiva donde hemos pasado de ver la televisión en analógico a TDT en alta definición y del DVD al Bluray. Evitando así la necesidad de coleccionismo al no pasar de una tecnología a otra ni una década. Por ello reservamos la resolución 4K a los televisores actuales ya que poco recomendable será como en el resto de tecnologías ir a la última sin apenas disfrutar de una diferencia importante entre FULLHD y 4K principalmente por la falta de contenido audiovisual en este último. Recordemos que el TDT actual transmite la mayoría de canales en resolución HD 720p. Y la gran mayoría de cines aún transmiten en 1080p quedando reservado únicamente algunas salas de gran tamaño de pantalla el formato 4K, considerando esto y teniendo conocimiento de causa puedo decir que no recomiendo en la actualidad un proyector 4K a menos que tengamos una sala de cine a partir de 200 pulgadas en posesión.

Tengo un presupuesto, ¿Qué puedo permitirme?

Vamos a dedicar la última parte de la Guía de compra de proyectores 2018  a hablar de presupuestos. Es un tema muy relativo ya que según sea nuestro presupuesto podremos disfrutar de una u otra tecnología, hay muchos usuarios que preguntan a menudo:

¿Qué diferencia hay entre un proyector de 99€ y uno de 300€?

Pues lógicamente la calidad de la imagen, la luminosidad y el realismo en definitiva.

Un proyector de 99€ nos ofrecerá una imagen de baja resolución (800×600 ó 854×540 pixels) dependiendo si es 4:3 o 16:9 (formato cuadrado o panorámico) pero no nos debemos engañar, este tipo de proyectores no equivaldrá nunca a proyector de 150€ ni 200€ .

En los proyectores, como en casi todo lo relacionado con la tecnología, por mínimo que sea el precio extra a pagar , este sobre coste se agradecerá en una mayor calidad de imagen y por tanto mayor disfrute del usuario.

Digamos que un proyector de 99€ está indicado para un usuario muy poco exigente que quiera disfrutar de una gran pantalla sin preocuparse del tamaño del pixel, definición de la imagen.

Y un proyector de más de 150€ hasta 350€ incluso está orientado a un usuario que igualmente no es exigente en exceso pero necesita ver una imagen en alta definición similar a como la vemos en los televisores actuales pero en gran tamaño. No obstante en este presupuesto tampoco podemos alardear de la máxima calidad pues lógicamente se considera igualmente un proyector de gama media o incluso baja según sea su resolución, luminosidad y contraste. Por este orden.

En este punto de nuestra Guía de compra de proyectores 2018 podemos destacar modelos portátiles ultraeconómicos como: Unicview SG130, Luximagen SV100, Xsagon L280, dotados de gran número de conexiones al mejor precio del mercado y recomendado especialmente para usuarios que vayan a iniciarse en el mundo de la proyección sin grandes alardes tecnológicos.

Y modelos más avanzados y recomendados para un gran número de usuarios como: Luximagen HD700, Unicview HD200, Xsagon HL480, Seelumen 500HD, Luximagen HD1000, proyectores de alta definición donde disfrutaremos de una excelente calidad de imagen como si de un pequeño cine en nuestro domicilio se tratase.

Esperamos que esta Guía de compra de proyectores 2018 te sea útil y de esta forma puedas escoger el proyector que mejor se adapte a tus necesidades. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leido y acepto los Terminos y Condiciones de Uso y política de datos de este sitio.